Montes

Versión de impresión

Apellido que se halla muy difundido por España. Una casa solar del mismo radicó en el lugar de San Mamés, del valle de Polaciones (Cantabria).

También moraron en el lugar de Tresabuela, del valle de Polaciones.

Otras casas radicaron en Santa María del Burgo (Lugo) y en la ciudad de Vigo (Pontevedra). En la ciudad de Cádiz hubo una familia Montes, acaso originaria de la casa cántabra, pues sabido es el gran número de montañeses que por sus negocios comerciales habitaban en la capital andaluza mencionada.

En Navarra tuvo casa solar en la ciudad de Olite, su dueño N. Montes, documentada en la Fogueración de 1244; y en la villa de San Martín de Unx, de la Merindad de Olite, sus dueños García Rodrigo Montes y Johan de García Montes, citadas en la Fogueración navarra de 1366.

En Aragón radicaron sus casas solares en Azlor (Huesca), su dueño Johan de Montes; en Alcañiz, su dueño Jayme Montes; en Rubielos de Mora (ambas en Teruel), su dueño Miguel Montes; y en la ciudad de Zaragoza, su dueño Domingo Montes, documentadas en la Fogueración aragonesa de 1495.

En Cataluña tuvo casa solar en la ciudad de Lleida, su dueño Mossén Diego Montes, citada en la Fogueración catalana de 1553.

Probaron su limpieza de sangre para ingresar como religiosos en la Orden de Santiago: Francisco Montes, natural de Valdebarrana, del Convento de San Marcos de León, en 1737; y Francisco Montes Llanos, natural de Villaviciosa (Asturias), del Convento de San Marcos de León, en 1736.

Juan Montes de Arribas, natural de Almodóvar del Campo (Ciudad Real), probó su limpieza de sangre para ingresar como religioso en la Orden de Calatrava en 1624. Era hijo de Diego Montes y de Lucía de Arribas y nieto paterno de Pedro Montes y de Marina López.

María Montes Moreno, natural de Alburquerque (Badajoz), del Convento de Santa Olalla de Mérida, probó su hidalguía y limpieza de sangre para ingresar como religiosa en la Orden de Santiago en 1649. Era hija de Domingo Sánchez Montes y de Juana de Miranda y nieta paterna de Bartolomé Sánchez Montes y de Inés Rodríguez de Manano.

Probaron su hidalguía ante la Sala de los Hijosdalgo de Real Chancillería de Valladolid: Alonso Montes, vecino de Torrejón de Velasco (Madrid), en 1566; Apolinario Montes, vecino de Pechón, del valle de Val de San Vicente (Cantabria), en 1819; Brígida de Montes, vecina de Brunete (Madrid), en 1680; Diego Montes, vecino de Santiago de Idian, en 1569; Francisco Montes, vecino de Torrejón de Velasco, en 1708; Juan Montes, vecino de Herepumar, en 1587; Juan Montes, vecino de Carrión, en 1628; Juan, Juan Antonio, Juan Matías, Manuel y Mateo Montes, vecinos de Montenegro, en 1792; Juan Antonio de Montes, vecino de Cádiz, en 1775; Pedro de Montes, vecino de Santa Cruz, de la jurisdicción de El Bollo (Orense), en 1557; Pedro de Montes, vecinos de Aés y Puente Viesgo, ambas del valle de Toranzo (Cantabria), en 1760; Rodrigo Montes, vecino de Cea, en 1571; Roque Montes, vecino de Madrid, en 1591; Vicente Montes Isla, vecino de Diesos, del concejo de Carabia, en 1753; y Francisco Montes de la Riva, vecino de Nava de Coca (Segovia), en 1735.

Probaron su hidalguía ante la Real Chancillería de Granada: Ceferino de Montes, vecino de La Zubia (Granada), en 1776; Juan Montes, vecino de Murcia, en 1644; Juan Antonio, Pedro Felipe y Nicolás Montes, vecinos de Cádiz, en 1763; Luis de Montes, vecino de La Zubia, en 1791; Miguel Montes, vecino de Villanueva del Fresno (Badajoz), en 1762; Rodrigo y Gonzalo Montes, vecinos de Osuna (Sevilla), en 1568; Cristóbal Montes Bernaldo, vecino de Sevilla, en 1596; Andrés Montes y Fajardo, vecino de La Zubia, en 1768; Rodrigo y Alonso Montes Gijón, vecinos de Osuna, en 1568; Gonzalo Montes de la Isla, vecino de Córdoba, en 1505; Matías de Montes y Lechado, vecino de Iznájar (Córdoba), en 1762; Inés Zoila de Montes Martos y Alarcón y consortes, vecinas de Granada y La Zubia, en 1750; Diego Pablo de Montes y Piñar y consortes, vecinos de La Zubia, en 1791; y Bernardo Montes Valdés, vecino de Hinojosa, en 1693.


Armas


La casa del lugar de San Mamés fue cuna de ilustres marinos y heroicos militares, ostenta un escudo de piedra, de alianzas, ocupando el primer cuartel las armas de los Montes, que son: En campo de plata, dos lobos pasantes, de sable, uno sobre otro, y bordura de gules, con ocho sotueres de oro. Este escudo es igual al del apellido Montehermoso.

Las mismas armas usaron Francisco Montes Alonso, Caballero de la Orden de Carlos III, y Francisco Montes y Montes, ambos de la casa de San Mamés.


Gerónimo Montes y Ordóñez usaba: En campo de plata, dos lobos pasantes, de sable.


En el lugar de San Mamés, del valle de Polaciones (Cantabria), consta en una piedra armera: En campo de plata, dos lobos pasantes de sable, linguados de gules, puestos en palo. Bordura de gules con ocho aspas de oro.


Los radicados en Betanzos (La Coruña) y extendidos a Argentina, según Vicente de Cadenas, usan: En campo de oro, tres montes, sumados el del centro de un árbol, de sinople y cargados los de los lados de una cruz, de oro.


Los de Aragón: En campo de oro, tres cruces de sable.


Otros: En campo de azur, dos bezantes, de plata.


Otros: En campo de plata, cuatro torres, de oro, puestas en los cantones.


Otros: En campo de azur, dos lobos de oro. Bordura de gules con ocho aspas de oro.


Otros: En campo de plata, dos lobos de sable. Bordura de gules con ocho aspas de oro.


La casa de la ciudad de Vigo, según Jorge de Montemayor, trae: En campo de azur, un pino de su color, frutado de oro y perfilado del mismo metal. Moviente del flanco siniestro, medio brazo armado de plata, que ase con la mano el tronco del pino.


Los de Granada usan: Escudo cuartelado: 1º, contracuartelado: 1º y 4º, en campo de oro, tres palos de gules, y 2º y 3º, en campo de plata, un lucero de ocho puntas, de gules; 2º, en campo de plata, dos caballos de sable, pasantes; bordura de azur con ocho estrellas de plata; 3º, en campo de oro, un águila de sable, coronada; bordura de azur, con ocho flores de lis de plata, y 4º, en campo de oro, un grifo alado, de sable, linguado de gules; partido de gules, con una peña al natural, cimada de un castillo de piedra. Sobre el todo, en abismo, un escusón partido: 1º, en campo de sinople, una montaña al natural, cimada de una torre de plata, y 2º, en campo de oro, una cruz floreteada, de gules. Bordura del escusón de gules, con ocho aspas de oro.